Working on the violin hold. Trabajando la colocación del violín.

Working on string crossing in a scale.

Trabajando los cambios de cuerda en una escala.

Working on the distribution of the bow.

Trabajando la distribución del arco. Concierto Kachaturian.

Working on the expressiveness and the use of vibrato.

Trabajando la expresividad y el uso del vibrato.

Tres piezas op.42. Scherzo. Tchaikovsky.

Working on the sound, searching for the weight and relaxation of the right arm. Trabajando el sonido. Buscando el peso y la relajación del brazo derecho. Sonata op. 78. Brahms.

Working on the sound and the connection between the notes. Trabajando el sonido y la conexión entre notas. Partita 1 BWV 1002. Allemanda. Bach

FILOSOFÍA DE ENSEÑANZA

 

EL OBJETIVO

Tocar el violín es un viaje de por vida tanto para el profesor como para el alumno. Mi meta para el estudiante es que se convierta en su propio profesor, y que a través de toda la información que va adquiriendo a lo largo de sus años como estudiante, encuentre suficientes herramientas para necesitar a su profesor cada vez menos. De esta manera el éxito se convierte en un proceso natural tanto para el alumno como para el profesor.

 

Las diferentes vivencias como violinista, primero como estudiante y después como recitalista, solista, músico de cámara y profesora profesional me han llevado a desarrollar un método de enseñanza del violín en el cual he adaptado las diferentes influencias recibidas de mis profesores, (con gran énfasis en los conocimientosadquiridos con el Maestro Fuks), y mi propia intuición como pedagoga.

 

La experiencia que he adquirido en estos últimos años me ha llevado a desarrollar una visión de la docencia del violín que se centra en el crecimiento musical del alumno como artista, y en la mejora de aspectos relacionados con la técnica del violín y la interpretación musical de un amplio repertorio.

 

Como profesor, uno necesita desarrollar un sexto sentido para ver lo que el alumno necesita y para darse cuenta de cual es el momento adecuado para mostrar esa información al alumno.

 

En cada caso individual se trata de diagnosticar “el/los problemas”, identificarlos, descomponerlos de la manera más simple posible y ofrecer al alumno herramientas e información para resolverlos.

 

Este proceso debe ser llevado a cabo de la manera más sana posible, en donde los “problemas” no se juzgan como una crítica personal, y se utilizan como información para que el alumno se desarrolle como músico e intérprete. De esta forma el estudiante se responsabiliza de su progreso y de su personalidad como músico.

 

Esta visión de cómo estudiar e interpretar con el violín ofrece al alumno más confianza y libertad para expresar y desarrollar su individualidad artística.

 

EL PROCESO

La interpretación del violín es una experiencia holística que comprende los movimientos (aspecto físico), las habilidades musicales (aspecto mental), y lo psicológico (aspecto espiritual). Mi concepto de la enseñanza se centra en la combinación de estos tres aspectos.

 

1. LOS MOVIMIENTOS. EL ASPECTO FÍSICO.

En este plano, mi principio fundamental en la enseñanza del violín se basa en seguir los movimientos físicos naturales del cuerpo humano aplicados a la interpretación del violín. La libertad física a la hora de interpretar es el primer paso para tocar con sensibilidad musical y con confianza.

 

El seguir una escuela y aplicarla individualmente es una gran ventaja para el alumno, ya que puede ver una guía clara que no le lleva a confusiones. En mi formación he adquirido conocimientos de la escuela rusa, de la escuela franco-belga y de la escuela de Galamian. Me he beneficiado y aprendido de las tres, y he experimentado como esta última proporciona una gran libertad física, mental y espiritual a la hora de interpretar.

 

Con la técnica que desarrolló Ivan Galamian el alumno va descubriendo como su físico individual reacciona y se libera gracias a las ventajas de esta técnica. A través de mi propia experiencia como intérprete del violín y a través de mis alumnos he observado y experimentado como esta escuela de violín ha beneficiado y sigue beneficiando a docenas de estudiantes de niveles muy diferentes, como estudiantes que están descubriendo el arte de la interpretación del violín, estudiantes que ya han logrado una carrera musical de solistas, estudiantes que hoy en día son grandes profesionales en el mundo de la música de cámara, grandes profesores o músicos en prestigiosas orquestas.

 

Con cada alumno se presenta para mi un caso individual y esta técnica la aplico según las cuestiones que se necesiten resolver, mejorar y perfeccionar en cada alumno y en cada momento dentro del desarrollo de dicho alumno. Para cada alumno sigo un plan organizado y personalizado.Hay unos puntos clave a tener en cuenta en la aplicación de la técnica Galamian.

 

Postura y posición: de gran importancia es comprobar que el alumno tiene un buen balance a la hora de tocar y que el cuerpo está alineado en la posición ideal para su estructura física y en relación con el instrumento. Todo el cuerpo forma parte del proceso de interpretación. Hay que desarrollar y aplicar este principio en todo el proceso de estudio e interpretación.

 

Mano derecha: la posición de la mano derecha al tomar el arco es clave para producir un sonido de gran calidad e individual. Nuestro sonido es nuestra voz. Tenemos que enamorarnos de nuestra propia voz y tener la capacidad y diversidad para que pueda interpretar todos los roles que la profesión nos demande. Es necesario desarrollar y perfeccionar todo tipo de golpes de arcos, a través de estudios y del repertorio barroco, clásico, romántico y contemporáneo del violín. También es necesario hacer un estudio de las diferentes posibilidades acústicas y sonoras del violín siempre relacionándolo con las necesidades estilísticas y emocionales del repertorio.

 

Mano izquierda: implementar una postura natural de la mano izquierda adquiriendo la mayor libertad posible para el logro de una buena afinación, agilidad y embellecimiento del sonido (a través de varios tipos de vibrato) nos dará la confianza y seguridad necesaria para la interpretación del repertorio. Dentro del trabajo de la mano izquierda se encuentra el desarrollar la memoria muscular necesaria para una ejecución segura. Estos puntos serán aplicados al repertorio teniendo en cuenta las características estilísticas de las obras a trabajar.El trabajo de estos tres puntos se desarrolla con la aplicación de diversos ejercicios técnicos (en escalas, arpegios, estudios de dobles cuerdas, diversos y variados ejercicios para ambas manos, y para la coordinación entre ellas,etc...), así como estudios y repertorio aplicado a las necesidades individuales.

 

El objetivo de todo este trabajo es preparar al alumno a un gran nivel profesional en donde las dificultades técnicas no se interpongan en la interpretación musical y la personalidad artística.

 

2. LAS HABILIDADES MUSICALES. EL ASPECTO MENTAL.

Cada alumno posee diferentes cualidades como músico y como persona, y en cada caso se debe alentar al alumno a lograr su máximo potencial. Una buena educación musical comienza por una buena capacidad interpretativa de un repertorio variado de la música clásica y contemporánea, con entendimiento de las diferentes épocas y géneros musicales.

 

Como profesor, es siempre interesante ver cuales son los puntos fuertes del alumno y qué puntos son los que se necesitan desarrollar. Mi experiencia me ha enseñado que hay alumnos que poseen mejores cualidades interpretativas para ciertos estilos y géneros musicales y considero un aspecto importante fomentar y desarrollar esas cualidades. Mi meta como profesora es la preparación del alumno a un nivel en el cual se pueda mover profesionalmente en diferentes campos, y desarrollar los puntos débiles en cuanto a la interpretación y entendimiento musical a través de ejercicios y un repertorio rico y variado. Lo ideal es preparar al alumno de una manera global, para que adquiera experiencia tanto como músico de orquesta, de cámara, solista o como profesor, si decide dedicarse a la enseñanza.

 

3. LO PSICOLÓGICO. EL ASPECTO ESPIRITUAL.

La valoración de los aspectos sociales y humanos de la música en nuestra sociedad es uno de los puntos fundamentales dentro de la pedagogía.

 

Observar y ver las cualidades de los diferentes alumnos y desarrollarlas durante sus años de estudio es un paso importante para el futuro profesional del alumno.

 

La relación profesor-alumno es una de las claves del éxito en la enseñanza del violín.

 

Como pedagoga, valorar y respetar los intereses, habilidades y logros del alumno forman parte de esa relación. El alumno debe desarrollarse globalmente como persona, con intereses en diversas áreas de la música y de la sociedad en general.

En mi trabajo como profesora, a parte de la información para el desarrollo técnico e interpretativo, la relación con el estudiante se basa en un proceso de estudio controlado de cómo alcanzar las metas propuestas. Una guía de cómo estudiar y los pasos a llevar a cabo es uno de los puntos claves para el éxito.

Una comunicación abierta y sincera ayuda al desarrollo del alumno y establece unas metas claras para ambas partes.

 

Comprender y cultivar los intereses del alumno llevan a una preparación artística sólida, que le permiten desarrollar su potencial y alcanzar sus metas profesionales.

 

Mi experiencia como profesora me ha mostrado como una gran mayoría de los alumnos necesitan encontrar su propia voz, su individualidad dentro de un mundo donde la perfección técnica es un elemento indispensable para conseguir trabajo. En mi práctica como pedagoga cultivo la conexión con la voz interior a través de diversos ejercicios con la música para lograr que el alumno sea consciente de que está transmitiendo lo que siente. Es de vital importancia tener un gran nivel de entendimiento musical y desarrollar al máximo la capacidad de interpretación en cada momento dentro de su propio progreso.

 

Como último punto y de extrema importancia me gustaría mencionar la práctica ante el público. Cómo liberar y controlar las emociones ante una audiencia (una paradoja en sí misma) es uno de los elementos más importantes en el desarrollo del alumno como artista. Como en todos los aspectos citados anteriormente, este punto también requiere un tratamiento individual. En mi actividad docente ocupa un lugar prioritario el interpretar regularmente ante el público.

 

En la mayoría de los casos, para los estudiantes, el ofrecer conciertos y tocar en público es la meta final, y donde los resultados del duro trabajo realizado son una recompensa para el alumno y un regalo para el público. Estas actuaciones deben desarrollarse de manera regular, y en todos los campos posibles: con orquesta, con piano, con diferentes agrupaciones de cámara y con repertorio para violín solo.

Working chords, mov.1 Concerto A.Dvorak.